En sus marcas, listos y ya

23 diciembre 2010

Hay una zona de esta ciudad que me saca de mis Iker Casillas -más de lo habitual-. Se trata del cruce entre la calle Muñoz Grandes, avenida de Andalucía y Paseo de la Estación. Para más señas, me refiero a ese engendro circulatorio que le cuesta la paciencia a cientos de conductores todos los días. El antiguo concejal de Tráfico y el antiguo concejal de Urbanismo se fueron de copas un día cualquiera y tras ocho pelotazos se imaginaron una zona maravillosa llena de carriles, túneles y semáforos, dónde en un día soleado los conductores jienenses se saludaran sonriendo mientras circulaban sobre un manto de césped recién cortado. Sin embargo, crearon un oscuro mundo lleno de pitidos de coche, insultos, intentos de atropello y dónde nunca sale el sol.

La llegada de PSOE al Castillo de Grayskull mejoró un poquito la cosa, robando un carril al túnel. Pero el daño estaba hecho. Para rematar la faena, la actual concejala de Tráfico, Matilde Cruz, ha terminado de empeorarlo. Me refiero al semáforo entre Cajasur de Muñoz Grandes y la mediana sobre el túnel. No es que dure poco la luz verde para los peatones, sino que si parpadeas el color vuelve a rojo. Un buen día me encontré a Carl Lewis en su marca listo para completar el tramo antes de que el semáforo tornase a rojo. No lo consiguió, ni estuvo cerca de hacerlo. Las únicas personas que han logrado tamaña hazaña son las mismas viejunas que te piden el asiento en el autobus o en la consulta del médico porque están muy cansadas. Claro, para lo que nos interesa sí que nos esforzamos.

Ese mismo cruce me confirma que la mayoría de jienenses tiene el mismo raciocinio que un ñu. En sus albores, los conductores se paraban cuando les correspondía. Para cambiar la tónica, al principio algún coche apuraba y rebasaba su semáforo en rojo, provocando que los peatones no pudieran completar el paso de peatones en ese breve lapsus de tiempo. No fallaba, siempre había un tonto. A día de hoy, en torno a tres o cuatro coches hacen lo propio, obligando a los peatones a sortearlos y provocando un atasco de tres pares de vehículos. Al igual que los animales: si les dejas seguirán haciendo lo que les manden sus instintos. Hace falta una buena bofetada en los hocicos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A parte de eso, para girar de Muñoz Grandes hacia Pseo de la Estación descendente, si estás colocado el primero o el segundo, tienes que asomar y girar hasta mas no poder el "pescuezo" para poder ver cuando se pone el semáforo en verde para poder continuar.
Otro detalle es el poste de color aluminio que hay justo delante del semáforo en Pseo de la Estación, junto al Burguer King ¿por Dios, quién ha puesto eso ahí?

Harry Giennensix dijo...

El tráfico en Jaén tendrá solución el día que los políticos vayan a su casa en su propio vehículo, conducido por ellos mismos, o como es el caso que nos ocupa, lo hagan andando, ¡que Jaén no es tan grande!, si se vive en ella claro.

Por cierto, las viñetas de tus post geniales, las clavas, todo un artista si señor.

Burriciego dijo...

Hay que ser práctico en ese sitio, nada de retorcerse uno las cervicales para ver el semáforo.

Se tiene el 99% de probabilidades, que un segundo antes de que cambie a verde, el de atrás, "me toque el pito", señal del cambio de color.

Anónimo dijo...

Amigo: Soy seguidor de tu excelente blog.

Cierta vez leí, que alguien te había contado que sabía cosas de Jaén muy delicadas.

Creo que por tu labor de periodista,por tu deber moral como informador, que en el blog de Diario Ideal hay una entrada bastante flipante de un tío que parece se ha lanzado al ruedo de denunciar con pelos y señales una serie de cosas,robos y corrupciones que parece ya le ha costado a el, y a su amigo más de un disgusto con la justicia.

Es para cagarse lo que dice.

Publicar un comentario