Las consecuencias de la pasividad

08 septiembre 2010


Ayer paseaba por Jaén y tropecé con una comisaría de la Policía Nacional. Desde lejos atisbé que uno de esos encargados de la fuerzas de la inseguridad y del desorden salía pavoneándose a la calle. Y se colocó justo en medio de la acera, estorbando el paso. Sin inmutarse, sacó un cigarrillo y lo encendió con parsimonia. Cuando estuve cerca de él -tuve que esquivarle porque no se movió ni un ápice- pude observar una barriga fondona que asomaba por el uniforme. El policía nacional gastaba alrededor de 30 años de edad, no se vayan a creer. Me causó simpatía irónica verlo de esa forma. Un chaval fondón, plantado de forma chulesca en medio de la calle y fumando. Le faltaba sentarse en la calle y abrir un litro de cerveza para completar el cuadro.

Últimamente he recibido demasiadas quejas sobre esta nueva camada de policías auspiciada por la concejal Matilde Cruz. Su insultante juventud, lejos de suponer un plus, ha desembocado en un hándicap del que los jienenses se están hartando. Muchos ciudadanos se han puesto en contacto conmigo para denunciar la chulería y prepotencia con la que estos trabajadores públicos se dirigen a la plebe. Hace varios años eran sólo casos aislados -tontos hay en todos lados-, pero ahora es la tónica habitual. Para colmo, con el actual equipo de gobierno se aumentaron los efectivos en un gran número. El resultado ha sido nula presencia policial en nuestras calles en comparación con años anteriores. Los buenos policías -que los hay- se resignan y los malos ven en esta ciudad su propio rancho. Y eso tiene sus consecuencias.

No sé si se habrán fijado, pero yo cada vez veo más barbaridades en nuestras calzadas. Vehículos que dan la vuelta en cualquier sitio, motos haciendo un ruidazo infernal sin que nadie se lo impida o peatones comportándose sin respetar la mínima norma legal o lógica son algunas consecuencias de la pasividad policial. Y es bastante lógico. Es normal que si yo veo una furgoneta policial aparcada en medio de la calle -estorbando- y más tarde compruebe que sus dueños vienen de desayunar en una cafetería, pues te vuelves un poco peor ciudadano. Y cuando ves que esa acción se repite todos los días y en el mismo escenario -Paseo de la Estación, 56- y a la misma hora, pues se comprende que te conviertas en un cabrón de mucho cuidado. Tonto el último.

14 comentarios:

Alea dijo...

Pero si es que el unico deber que tienen es poner multas, ¿no lo sabías?
Me parece una barbaridad que unos tipos así sean los que nos defiendan ante el peligro...
En fin...

Panaceite dijo...

Rafis, creo que te estas equivocando. En la Comisaria del Cuerpo Nacional de Policía la señora Matilde Cruz no tiene nada que pintar. Si viste un Policía Nacional fondon, es mas culpa de este funcionario que de la chica rubia de ojos azules.

Rafistalkis dijo...

Hombre, es la concejala de Tráfico, Policía Local y Bomberos. Ah, vale, Nacional. Es que en el post los he entremezclado a todos.

Los Nacionales, entre otras perlas, aparcan sus vehículos particulares, los de sus amigos y los de sus novias en zona reservada para vehículos oficiales, además de "reservar" sitios públicos con vallas para garantizarse un hueco. Y si no que se lo digan a los vecinos de la calle Obispo Estúñiga...

Anónimo dijo...

el otro día vi (porque sencillamente me antecedían) a dos policías locales en moto, que pararon en mitad de Muñoz Grandes para decirle a un "chorizo" que iba en su coche que se echara el cinturón de seguridad. como el chorizo llevaba la música alta y se hizo el tonto no se enteró y los locales, lejos de pararlo o multarlo, incluso repetírselo, sencillamente siguieron su marcha y el gachón ni se enteró. supongo que perro no come perro.

Rafistalkis dijo...

Hay una moto que pasa todos los días por el Gran Eje haciendo un ruido infernal. Los decibelios que provoca son similares a los de un avión. Insoportable. Es muy fácil saber qué moto es, pues en Jaén no hay muchas motos de ese calibre. Sin embargo, para qué la policía va a hacer algo y buscarla si puede no hacer nada.

Y por no hablar de los coches con la música a todo volumen. ¿Es que tampoco los oyen? Es un virus que los débiles mentales han adoptado y los normales los estamos sufriendo. Por eso, propongo que cuando escuchen desde su casa un coche con la música a ese volumen les tiren algo pesado desde su ventana. Verás como tras romperles dos veces el cristal ya no les apetece llamar siempre la atención. El paso lógico sería llamar antes a la policía...pero!

Ayer por la noche vi un "Coche K" que se paró en frente de mi casa. Y, como había escrito este post, me quedé mirando para narrar su actuación. Se bajaron dos policías y un poco desorientados miraban un papel sin saber qué hacer. Finalmente se acercaron a un portal, llamaron a un timbre, nadie abrió y volvieron al coche. Mientras regresan, uno de ellos hablaba por el walkie. ¡Se habían equivocado! Se montaron en su coche, encendieron las luces y se perdieron a toda velocidad hacia Las Fuentezuelas -se habían equivocado mucho- dejando atrás un reguero de vergüenza. Faltaba la música de fondo de Benny Hill para completar la escena.

Máximo dijo...

Jajajajaja, joder Rafistalkis, tienes ojos por todo Jaén...yo lo policías que peor llevo son los que se ponen en los cruces y se dedican sólo a interpretar lo que le dicen los semáforos...coño, si te ponen en un cruce es para que aportes algo, nos demuestres algo de inteligencia y vayas dando paso donde creas que está más congestionado el tráfico, no para que hagas lo que dice el semáforo, eso ya lo saben interpretar los conductores.

Rafistalkis dijo...

Esa es otra. ¿Qué hace la policía gestionando el tráfico? Cuando pienso en la imagen de lo que debería ser un policía me viene a la cabeza una persona que lucha para que los ciudadanos cumplan las normas de comportamiento con el diálogo, en primer caso, la multa en segunda instancia y la detención como última opción. Eso sí, con mano dura siempre. Ni un coche al aparcado, ni una moto haciendo un ruido bestial y ningún ciudadano incumpliendo un sóla norma legal. Y los incívicos que paguen sus acciones con dinero para mejorar la ciudad. Ya que nos hacen la vida un poco peor, que al menos colaboren para construir cosas que nos beneficien a todos (tranvías, aqua-parks en octubre, baldosas feas, sueldos millonarios de políticos, escobas de plata merecidas...).

Cuando te vas hacia Úbeda puedes ver a chavales -y no tan chavales- que se dedican a parar a los coches para permitir el paso de los camiones. Estos chavales cobran unos cinco euros al día. Que los pongan aquí para controlar el caos que han formado y obliguen a los policías a hacer su trabajo de una vez.

Anónimo dijo...

Rafis,creo que en cuanto al tema de los Policias Nacionales vas equivocado.
En Obispo Estuñiga no hay mas de dos o tres vehiculos particulares aparcados, el resto son oficiales o intervenidos.
En Arquitecto Berges no hay mas de cuatro o cinco coches particulares, el resto son oficiales. Y sino comprueba la cantidad de motos que se ven, porque es imposible aparcar el coche.

Rafistalkis dijo...

Hombre, claramente la mayoría en la calle Obispo Estúñiga son los decomisados/intervenidos/robados. Tienen media calle sólo para eso. Pero a la altura de la puerta principal se pueden fijar que los policías dejan allí sus coches particulares. Y lo que es peor. Mueven la valla robando espacio de aparcamiento público para guardar su sitio. Es como si yo pongo un cono cada vez que me voy para que nadie me quite mi sitio.

Y en verano es mucho peor, pues arrastran la valla a altas horas de la madrugada haciendo un ruido intolerable. Y los vecinos ya se han quejado directamente de eso.

Y los policías más jóvenes tienen la poca vergüenza de dejar el coche en medio de la calle, saludar a sus compañeros, quitar la cinta tranquilamente, montarse con parsimonia y aparcar en zona destinada a vehículos oficiales impunemente. Y claro, la cola que forman llega al Paseo de la Estación.

En varias ocasiones he movido la valla hasta el límite que debería estar para aparcar (en un sitio que me corresponde por derecho e impuestos) y los nacionales se me han quedado mirando con cara de mala leche -qué miedo,uhhh- pero no dicen nada porque saben que está mal lo que hacen.

Esa calle no es su chiringuito particular. Al menos yo no se lo voy a permitir.

Rafistalkis dijo...

Bueno, el tiempo no ha tardado en darme la razón. Contexto: ayer se tuvo que celebrar un juicio en la calle porque un discapacitado no pudo entrar al juzgado por existir coches de los trabajadores del mismo aparcados dónde les salía de la toga:

"El tribunal del juzgado de Primera Instancia número 6 de Jaén, dedicado a asuntos de Familia, se tuvo que constituir en la calle. El magistrado José Antonio Lucini debía valorar si el joven de 19 años Álvaro Alcalde Gutiérrez, que sufre una parálisis cerebral severa que le paraliza todo el cuerpo, debe o no ser declarado incapaz, para que sus padres ejerzan la tutela de sus derechos. Sin embargo, Álvaro no pudo entrar al Palacio de Justicia de la calle Arquitecto Berges. Coches de trabajadores de la administración de Justicia mal aparcados se lo impidieron. Y tuvo que ser el juez quien bajara a la calle."

JAVIER dijo...

lA CALLE OBISPO ESTUÑIGA ESTA TOMADA POR LOS COCHES DE LOS POLICIAS, AMEN DE LOS DECOMISADOS. ES BOCHORNOSO COMO PARAN EL TRAFICO PARA QUITAR LA CINTA, CON TODA LA TRANQUILIDAD DEL MUNDO, METER SU COCHE Y A OTRA COSA MARIPOSA.

Rafistalkis dijo...

Pues el color no lo sé. Lo que sí sé es que desde el antiguo Ivarte puedes escuchar cómo su dueño la arranca y circula por Las Fuentezuelas. Flipante.

Publicar un comentario