Heladería Tentación

11 agosto 2010


Hace justo un año regresé a Jaén procedente de disfrutar de unos días en las playas más sucias de España. Es decir, las de Andalucía oriental. Como hacía mucho calor, mi pareja y yo decidimos tomar algo fresquito en una heladería nueva que habían abierto en el Bulevar (paseo de España, esquina con calle Cataluña). El nombre era curioso: Tentación. Nada más entrar, nos llamó la atención la cremosidad de los helados expuestos, así como los típicos dos o tres sabores vanguardistas que siempre sorprenden (aunque no es comparable a los helados de tortilla de patatas o boquerones en vinagre que vi en Valencia). Así las cosas, pedimos dos tarrinas medianas. La cantidad de helado que cabe en dichas tarrinas es desproporcionada. No es que los recipientes sean grandes, sino que la colman hasta el infinito y más allá. Huelga decir que no pudimos ni terminar una de las dos. Juré que nunca me volvería a pasar. Y fallé.

Ayer decidimos regresar a ese palacio del postre veraniego. Nuestra primera opción fue pedir una tarrina media para ambos. Sin embargo, se nos ocurrió la genial idea a última hora de cambiarla por una grande (3,5 €). Y el resultado es el que pueden observar en la foto. Al final, al igual que ocurrió hace un año, la mitad fue a parar a una papelera. Una heladería modera -con página web- situada en un enclave perfecto y muy barata. ¿Qué más se puede pedir?



PD: el helado de la foto es mitad de Galletas oreo y mitad Huesitos (pinchar para ver las fotos más grandes).

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Acabas de conseguir ponerme enfermo perdido. Esta noche estoy alli como un clavo...

Rafistalkis dijo...

Dios, que rapidez de comentario. Estaba retocando el post y ya me ha llegado...jeje.

De verdad, ni se os ocurra pedir una grande para uno solo. Cuando ves la tarrina piensas que no es tan grande, pero es que como podéis ver en la foto es una aténtica burrada cómo la colman hasta arriba. Hay más helado fuera que dentro. La de la foto es la tamaño grande (pedí esa y un botellín de agua y todo costó 4,40€, por lo que supongo que la tarrina andará sobre los 3,50€). Baratísimo!!!

Si probáis el sabor "Sueños de venecia" comentádmelo porque tenía buena pinta y me quedé con ganas de ver a que sabía.

PorkulizeR dijo...

Joder... me da a mi que ya se de algo que me va a quitar de la cerveza... los helados! jajaja

Máximo dijo...

Dios yo fui hace un mes allí y la verdad que es de esos sitios que entran con buen pie en Jaén y que tienen muy buen sitio y que sólo con el boca a boca funcionan muy bien. Yo tomé una granizada, riquísima, y mi prima una tarrina gigante que no pudo ni acabar. El sitio estaba lleno.

La verdad que en Jaén se necesitaba una heladería así, yo particularmente estaba un poco harto de las de siempre que te pegan el clavo y no había mucha calidad, no daré nombres, pero algunas es que dan "chuchurria" entrar.

Ahora falta que la tradición de comer helados se amplíe a otras épocas que no sea la estival, como en otros muchos países, donde se come helado todo el año, aquí las heladerías cierran siempre en verano, supongo que esta será igual. Estuve un año viviendo en Italia con la beca orgasmus y allí en Navidad por ejemplo las heladerías también están llenas. Y además no sientan mal como se piensa los helados y el frío, más bien lo contrario.

Anónimo dijo...

No das mucha publicidad diciendo que tus helados acaban en la papelera...

Rafistalkis dijo...

He tardado en contestar pero he estado de viaje visitando Edimburgo y he desconectado un poco. No recuerdo el precio de la tarrina, pero no era más de lo que te cobran en la Valenciana o en otro lugar.

Publicar un comentario